diumenge, 7 d’octubre de 2012

Concepción de la cuidad de Karlsruhe, Alemania






Karlsruhe es una cuidad barroca que está situada en el sur de Alemania junto al río Rhín y de la frontera con Francia. Fue diseñada en el año 1715 por el margrave Karl-Wilhelm de Baden-Durlach, que soñaba de un palacio rumboso como si el sol estuviera ubicado en el centro de su residencia con las calles parecidas a los rayos del sol. Por tanto Karlsruhe fue concebida sobre un tablero con el nombre derivado de su propio “El reposo de Karl (Carlos)”. 



El palacio barocco simpoliza el punto central de la cuidad y la divide en dos partes. La primera, del castillo hasta el Sur, de donde las avenidas irradian con calles concentricas. Despues, una segunda parte, en el Norte detras del palacio, recuvierta por el jardín residencial. Su imagen era ser rodeado de su población abajo en un lado y de jardínes y bosques arriba en otro lado. Este modelo de la cuidad muestra claramente el poder del soberano. Hasta hoy Karlsruhe se llama también “la cuidad abanico”. 


Además la plaza “Marktplatz” (la plaza del mercado), concebida por el arquitecto Friedrich Weinbrenner del movimiento del clasicismo durante su periodo como arquitecto residencial de la cuidad del año 1800 a 1826, predomina el plan de la Karlsruhe. La plaza Marktplatz es una plaza con caractér monumental donde se alzan el ayuntamiento, la iglesia evangélica principal y una pirámide del tipo faraónica, bajo de que se encuentran los restos del fundador margrave Karl-Wilhelm.