dilluns, 22 d’octubre de 2012


Bellver-Montjuic

Se levanta sobre un  pequeño montículo , con elegancia y discreción, entre tierra y mar ,pone un punto  sobre la ciudad. No se sabe si será Montjuic  o Bellver ,pero de ambos podemos disfrutar de sus expectantes vistas sobre la ciudad.
Muy diferentes entre ellas , ni misma época, ni misma arquitectura, ni tampoco un entorno similar ,pero caminando bajo la sombra de sus muros uno puede disfrutar de lo que nuestros antepasados nos han regalado y con ello retroceder en el tiempo e imaginar.
Deambulando circularmente por el castillo bajo sus arcadas góticas, quizás es Bellver quien nos muestra el lado más palaciego , pues fue construido  para un uso residencial  , aunque con el paso del tiempo se fue constituyendo como elemento defensor de la ciudad al igual que Montjuic.
No es tampoco  su elemento constructivo  el que los asemeja però si su forma de  . Mientras que Monjuic se construye a partir de gres de las propias canteras de la montaña,  lo cual lo caracteriza y se verà reflejado en la ciudad , el castillo de Bellver utiliza piedra mas débil de sus cuevas cantera por lo que se verá obligado a fortalecerlo con piedra extraida de las canteras de Portals y Santanyi , poblaciones costeras de la isla.
En cuanto a su relación con la ciudad, Montjuic  deja que la ciudad se extienda sobre ella lo que provoca númerosos cambios de carácter urbanístico sobre la montaña  que ha dado como resultado una división de la misma en tres anillos: residencial, deportivo y monumental. En cambio Bellver  se protege de la ciudad con una masa boscosa, generando lo que quizás es el único pulmón verde de la ciudat .
Una  parte en la historia de la ciudad marcan y marcaran , pues llenas de mitos y anécdotas, de tiempos de guerra , de tiempos de paz  según en el punto en que nos encontremos, la ciudad ,se nos muestra a nuestros pies .