dissabte, 3 de novembre de 2012

Un parque urbano en Toulouse: la Prairie des Filtres


La ciudad de Toulouse no tiene ningún parque que se puede comparar con el inmenso y salvaje parque urbano de Collserola. Hay varios parques en Toulouse, en diferentes barrios, pero la mayor parte de ellos están muy artificiales (como él de Compans Caffarelli, o él Jardin Public), y se parecen más con él de la Ciutadella por ejemplo.

Pero hay uno que me parece quizás un poquito más semejante a Collserola, aunque sea muy diferente: es él de la “Prairie des Filtres”, que se puede traducir por “Prado de los Filtros”.
Está situado a lo largo del río Garonne, en la orilla oeste, y forma parte del barrio de Saint-Cyprien. La zona del parque está delimitada por dos puentes, el Pont-Neuf y el puente Saint-Michel, y hace más o menos cinco hectáreas.


Cuando el barrio de Saint-Cyprien se construyó, durante la Edad Media, había edificios en esta área, pero es una zona inundable y pues rápidamente fue dejada vacía. El suelo, por su composición geológica, tiene filtros naturales que permitían limpiar el agua del río antes de llegar en las fuentes del barrio. Eso explica el origen del nombre de este parque.
Su aspecto es él de un prado natural, dejando libre unos puntos de vista hacia la ciudad. Hay muchos árboles que se encuentran cerco del agua, como por ejemplo sauces, pero también álamos, magnolias… ofreciendo una sombra bienvenida durante el verano.


Es un lugar importantísimo de la vida de la ciudad: muchas fiestas y celebraciones publicas pasan ahí, desde por lo menos el siglo XIX. Fue utilizado como campo de rugby antes de la construcción del estadio, y todavía ahora hay muchas manifestaciones públicas durante el año, como por ejemplo el final del carnaval, el festival musical Río Loco, o Toulouse Plage.


A  los habitantes de Toulouse les encanta este parque: es un lugar de reunión ideal porque propone al mismo tiempo espacios donde se puede tomar el sol, espacios con sombra ideales para hacer un picnic, juegos para los niños, y sobre todo una vista muy bonita del casco antiguo de la ciudad, en la orilla de enfrente.


Así, la Prairie des Filtres es muy diferente de un parque como Collserola, porque su tamaño, su situación, su historia, su aspecto y sus usos son muy diferentes. Pero los dos son lugares donde la gente quiere ir durante los domingos soleados, para descansar un poquito del ruido y de la agitación de la ciudad: son dos “pulmones” para sus ciudades.