dilluns, 14 de gener de 2013

Eras de Renueva - MUSAC

El barrio de las Eras de Renueva es, sin duda, uno de los más modernos y dinámicos de la ciudad de León. En él encontramos los edificios y equipamientos más contemporáneos y  ha sido en los últimos años el lugar desde donde se ha construido el nuevo León. Igualmente, paseando por Barcelona por el distrito 22@, en el barrio del Poblenou, nos damos cuenta de que éste ha sido objeto de renovaciones urbanas, económicas y sociales similares al caso anterior. En ambos casos, la reconstrucción del barrio fue posible a través de la transformación de áreas industriales y rurales obsoletas en espacios de calidad urbana y medioambiental en los que se han introducido actividades vinculadas al conocimiento y a la innovación tecnológica. Es por ello que, siguiendo esta serie de comparaciones entre las visitas realizadas por Barcelona y León, creo oportuno comparar el distrito 22@ con este barrio de la capital leonesa.





Como ya he dicho, en el barrio de Eras de Renueva de León se pueden encontrar los edificios más modernos y contemporáneos de la ciudad. Varios ejemplos son el Edificio Europa, la sede de la Delegación territorial de la Junta de Castilla y León, el MUSAC y el Auditorio Ciudad de León, entre otros importantes. Por otra parte, el edificio más antiguo es el Parador Nacional de San Marcos, que fue muy importante en la historia del Camino de Santiago y es una de las obras más importantes del Renacimiento español. Todos ellos son ejemplo de buena arquitectura, pero en este escrito quisiera centrarme y hablar sólo del MUSAC, pues considero que este edificio representa mejor que ningún otro el presente y futuro de la arquitectura de León.

Parador Nacional de San Marcos
Auditorio Ciudad de León

Tras tres años de trabajo y 33 millones de euros de inversión, el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León, también conocido por sus siglas MUSAC, se creó con el propósito de ser un "Museo del Presente" o "Museo del siglo XXI". Su colección y sus exposiciones y actividades están fundamentalmente dirigidas a abarcar el arte actual en sus diferentes manifestaciones. Se abrió al público en el año 2005, en un edificio de nueva planta obra del estudio madrileño Mansilla y Tuñón Arquitectos.





Proyectado por este estudio, de los arquitectos Emilio Tuñón y el malogrado Luis M. Mansilla, autores de edificios emblemáticos como el Museo de Bellas Artes de Castellón, el Museo de Zamora, el Museo de Cantabria –en proceso– o también el Auditorio Ciudad de León, por el que fueron galardonados con el Premio Arquitectura Española 2003, el MUSAC ha merecido un gran reconocimiento internacional con la concesión, en el año 2007, del Premio Mies van der Rohe de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea, además de su participación en certámenes y exposiciones desarrolladas por centros de reconocido prestigio mundial. Gracias ha ésto, el MUSAC, como ningún otro proyecto reciente, ha colocado de nuevo León en el mapa.

Para explicar el edificio, no encuentro mejores palabras que las de sus arquitectos: 
"El MUSAC es un nuevo espacio para la cultura, entendida esta como aquello que hace visibles los vínculos entre los hombres y la naturaleza. Un conjunto de salas de exposiciones autónomas y encadenadas permite realizar exposiciones de diferentes tamaños y características; cada sala, de forma quebrada, construye un espacio continuo, pero diferenciado espacialmente, que se abre a las otras salas y patios, propiciando visiones longitudinales, transversales y diagonales. Quinientas vigas prefabricadas cierran unos espacios caracterizados por la repetición sistemática y la expresividad formal.



Al exterior, el espacio público adquiere una forma cóncava para acoger las actividades y encuentros, recogido por grandes vidrios de colores, siendo el lugar donde se rinde homenaje a la ciudad como espacio de relación entre las personas. En su interior, una gran superficie de espacios continuos pero distintos, salpicados de patios y grandes lucernarios, da forma a un sistema expresivo que nos habla del interés que comparten la arquitectura y el arte: la manifestación contemporánea de lo variable y lo perenne, de lo igual y lo distinto, de lo universal y lo transitorio, como un eco de nuestra propia diversidad e igualdad como personas.


En su extensión, como un edificio de una sola planta construido con muros de hormigón blanco y grandes vidrios de colores al exterior, el MUSAC quiere ser un espacio donde el arte se sienta cómodo y ayude a borrar las fronteras entre lo privado y lo público, entre el ocio y el trabajo y, en definitiva, entre el arte y la vida".