dimarts, 15 de gener de 2013


El sentimiento de barrio


   Mientras  Gracia   nacía en el centro de la llanura de Barcelona, sobre un terreno de rieras y torrentes, alrededor del antiguo camino que unía Barcelona a Sant Cugat (hoy el Carrer Gran de Gracia), dos siglos más tarde Santa Catalina se construía al lado del mar ( en la actual  bahía de Palma ).  Así pues, ambas no son comparables ni por su tipo de urbanismo ,ni por su situación respecto a la ciudad, ni por sus dimensiones, pero si por tener un mismo sentimiento de barrio. Pues ambos barrios están llenos de vida y en ellos se realizan un gran variedad de actividades  

    Más conocido por su tradicional mercado, dónde se pueden encontrar una gran variedad de los mejores productos mallorquines , el barrio de Santa Catalina se constituyó un humilde barrio de pescadores dada su proximidad del mar, sin ningún tipo de proyecto urbanístico .
Así pues, el barrio se formó a partir de casas bajas de una o dos plantas, con las características de la típica construcción mallorquina, así como las persianas verdes.

   A diferencia de Santa Catalina, Gracia  fue constituida a apartir de un proyecto urbanístico destinado a la construcción de viviendas  en 83 parcelas reorganizadas siguiendo una pausa básica : una plaza rectangular que centralizaba la ordenación de las parcelas delimitadas por calles , que respetaban el trazado de montaña a mar descrito por las rieras y torrentes de la zona. Dicha pauta dio lugar a  un barrio de estructura irregular pero al mismo tiempo coherente.

   Durante el  siglo XIX ambos barrios vivieron una gran época    de esplendor.  En el barrio de Santa  Catalina se  construyeron una serie de edificios  de corte modernista . Hoy en dia se conserva casi intacto el Teatro "Mar y Tierra".
  Fue durante este mismo siglo que Gracia vivió su gran desarrollo urbano e industrial, que se vio reflejado en el logro de la autonomía municipal hasta finales de siglo, cuando Gracia se agregó a Barcelona, y el nacimiento de un importante activismo social y obrero.

    En este último siglo ambos barrios han sido perjudicados por planes urbanísticos que lo han dividido irremediablemente.A pesar de todo ambos barrios han conservado gran parte de la identidad que los han caracterizado siempre.