dilluns, 29 d’octubre de 2012

San Marcial, herriaren mendia


Si una imagen le viene a la cabeza a cualquier irundarra, o habitante de la comarca del Bidasoa, cuando conoce Montjuic es la del monte San Marcial. Con Jaizkibel, por el lado norte, San Marcial es junto al parque natural de Aiako Harriak la que conforma la bahía de Txingudi, y desde la ermita honónima a este monte es testigo de todo lo que acontece en la comarca. Es destino de varias excursiones de domingo, reto para los deportistas que estén cansados de correr en llano, y por qué no, lugar de recogida para jóvenes al llegar la noche. Pero San Marcial es, sobre todo, un símbolo para el irundarra.
Cuentan por Irun, y yo siempre he querido pensar que es cierto, que el antiguo dueño de los solares próximos al centro era muy consciente de este hecho. Situado en la plaza San Juan, en el centro de Irun, lugar donde encontramos el ayuntamiento, había varios solares de los que era dueño, pero un día decidió cederlos a su pueblo natal. No puso ningún condicionante sobre lo que debiera construirse en ellos, ni el uso que tuviera que tener. Tan sólo fijó una condición, y fue que siempre el monte San Marcial fuera visible desde el centro de la ciudad. Así pues, junto al ayuntamiento encontramos nuevas viviendas, un nuevo proyecto de plaza... y una inconfundible vista hacia la ermita de San Marcial.


Su situación vigilante de la ciudad, limítrofe con el reino de Nafarroa y con Francia, han hecho que San Marcial sea parte importante de la historia de Irun. La batalla más conocida, y la que dio nombre al monte (anteriormente era conocido como el monte Aldabe) fue la batalla del 30 de Junio de 1522, en el cual las tropas irundarras repelieron un ataque del bando Navarro, con apoyo francés. Fue precisamente por el monte Aldabe, que pasó a tomar el nombre del día en el que se realizó.


Otro motivo innegable que hace que el monte sea símbolo de la ciudad, es la festividad principal del año; El alarde de San Marcial. Cada 30 de Junio se conmemora la batalla con un alarde, en el que, agrupados por barrios, las diferentes compañías desfilan por las calles de Irun. Cada compañia está formada por un grupo de pífanos, redoble, parches y escopetas, cada una con la presencia de una cantinera. La cantinera es una figura de gran importancia dentro de la vida de Irun, llegando a tener una escultura junto a la iglesia del Junkal.
Es el día de San Marcial, pese a estar salpicada por la polémica, un día de fiesta para cada vez más irundarras. Empezando a las cuatro de la mañana con la alborada, a las seis con la diana, el alarde, comida familiar... y como no la txistorra y sidra con sonido de trikitixa y pandero con los amigos en San Marcial.