dimarts, 20 de novembre de 2012

La cara medieval de Padova

Las ruinas de la arena romana

También Padova, como Barcelona, fue fundada en la época romana, pero los restos que han quedado del imperio romano son pocos: si desde el punto de vista urbano todavía es posible rastrear la ruta del antiguo cardo y el decumanus, desde el punto de vista arquitectónico prácticamente están del todo ausentes los indicios de la dominación romana, a excepción de la presencia de los restos de la antigua arena.
Además, a diferencia de Barcelona, ​​donde se puede todavía reconocer  la muralla romana, en Padova  no se ha conservado, debido a las invasiones de los bárbaros que destruyeron la Padova romana.

Es sólo en el periodo del ayuntamiento (1183), cuando Padua está impregnada de un gran fervor político y económico,  se puede cuidar a una evolución más significativa arquitectónica y urbana, que también dará la cara a la moderna Padova.
Los edificios públicos más importantes se construyeron en estos años, como el Palazzo della Ragione (1213), que es la antigua sede de los tribunales y el mercado cubierto, que se convirtió en el centro de la ciudad y lo sigue siendo; la universidad (1222) y la Basílica de San Antonio, que murió en Padua en 1231.

Palazzo della Ragione

Basílica de San Antonio
En estos años se construyo el primer cinturón de muralla que recorría a lo largo el río Brenta y limitaba la antigua isla romana, donde se construyó el primer asentamiento.
Es también muy importante la arquitectura residencial medieval que aún caracteriza el casco antiguo de Padova: muchos señores feudales, en la Edad Media, fueron a vivir a la ciudad y construyeron palacios con largas torres, testigos de su poder.
Cerca de 130 fueron las torres, públicas y privadas, que dominaban el horizonte de la ciudad.
Uno de ellos es Palace Zabarella, cuya torre fue construida con ladrillos de la época romana.

Fresco de G. de Menabuoi donde
se ver la ciudad con su torres
Palace Zabarella
El centro histórico de la ciudad no ha sufrido cambios considerables desde el punto de vista urbano, a excepción de la construcción de la nueva muralla por la República de Venecia.

Muralla por la República de Venecia
Todavía hoy, paseando por el casco antiguo, se puede ver el carácter medieval de la ciudad, con sus torres, sus pórticos y sus estrechas calles.