dimarts, 4 de desembre de 2012

Autoconstrucción y mutirão, desde una práctica popular a una política habitacional


Roquetes - Autoconstrución
        El distrito de Roquetes, en Noubarris surgió en la década de 1950 a los pies de la montaña. Siendo de mayoría inmigrante que no tenían dinero para vivir en las partes nobles de la ciudad, se instalaron allí, en un sitio donde no había agua, luz o cualquier otra infraestructura. Lo que caracteriza las construcciones del barrio es la autoconstrucción, o sea, las casas eran hechas por los propios moradores, sin planeamiento y con la ayuda de los amigos y vecinos. Así se construyó grande parte del casco antiguo del distrito, no solo las casas como las primeras calles y coaclas.          
              La ciudad de São Paulo tiene diversos barrios con una historia semejante. Allí, hasta hoy es común, el los barrios mas periféricos, que las personas construyan sus propias casas. Sobretodo en la década de 50, casi toda la ciudad se edificaba de este modo. Es mucho común que en los fines de semana uno que está construyendo su casa llame a los amigos para ayudar y haga una parrilla (churrasco) de almuerzo.

Típico barrio autoconstruído de São Paulo
Casas autoconstruídas en Roquetes
             
               Esta es una práctica tan común que en la década de 1980 el gobierno la transformó en una política de habitación, un modo de promover habitación barata para los no tenían vivienda. El programa funcionada de la siguiente manera:
              Un grupo de personas que reivindicaba vivienda se unían en una asociación, desde allí, entraban con un pedido en el ayuntamiento para participar del proyecto. El gobierno, por su vez, fornecía el dinero para la contratación de equipo especializado para hacer el proyecto, para realizar trabajos más especializados y para instruir los moradores y  también fornecía el dinero para la compra de los materiales. Los asociados así construían sus propias casas, en los fines de semana, con la ayuda de los educadores y participando también en la elaboración del proyecto. También eran responsables por la gestión de los costes y la prestación de cuentas al gobierno. Este tipo de construcción es llamado Mutirão.
Conj. viviendas Vista Linda
                Un caso ejemplar de esa política es el conjunto de viviendas Vista Linda, situado en un barrio al norte de la ciudad. Ese proyecto, que tardó 15 años para ser concluido (1989-2004), abriga 80 familias y fue construido a mucho costo por sus moradores. Además de sus casas, ellos hicieron calles, un salón de baile, un centro cívico, un banco popular, un parque para los niños y una cuadra polideportiva. El proyecto tardó tanto porque con las distintas gestiones de la ciudad, muchas veces el dinero no venía y las obras se quedaron paradas. También hubo muchas peleas entre los vecinos, que acabó por suspender algunas áreas del proyecto inicial, como una sala para eventos y un jardín comunitario.

              Ese barrio hoy tiene mucho más espacios libres y áreas verdes que sus alrededores, gracias a la lucha popular y el proyecto de mutirão. Sin embrago, esa política es fruto de mucha pelea en São Paulo, pues hay los que la consideran una buena solución a los problemas de vivienda, que podría ser adoptada como política complementar de morada y otros que la consideran una negligencia del Ayuntamiento, pues los trabajadores ya tienen una semana muy cargada de trabajo y tienen el derecho de descansar en los fines de semana. La verdad es que dos grupos están correctos y por eso nadie llega en un acuerdo.
                 Lo que es seguro es que la autoconstrucción continua siendo una forma mucho común en São Paulo de resolver el problema de la vivienda y, financiada por el gobierno o no ella seguirá existiendo.


Grandes pendientes en Roquetes
Grandes pendientes en Vista Linda