dijous, 27 de desembre de 2012

Baterías Militares de Cartagena

La costa de Cartagena (Murcia) se ha caracterizado a lo largo de la historia por  ser un enclave estratégico para la defensa militar de la ciudad.
Formada por una dársena natural rodeada de montañas, numerosos castillos, baterías, torres y murallas se disgregan a lo largo de éstas, construyendo la fortificación de Cartagena.


Fortificaciones de Cartagena



Durante la Guerra Civil, Cartagena fue un importante centro militar de la retaguardia republicana, sufriendo numerosos bombardeos por parte de la aviación franquista.
Ante los ataques aéreos, en primer lugar se observaba el cielo y aparatos que captaban el ruido de aviones, seguido de una sirena de aviso que alertaba a la población, desde el Castillo de la Concepción, y finalmente, se llevaba a cabo una respuesta militar mediante ametralladoras situadas en las baterías de la costa.


Batería de la Parajola


En total, Cartagena conserva una treintena de baterías militares; Castillo de Galeras, C. de la Atalaya, C. de San Julián, la Torre del Moro, el C. de la Concepción, el C. de los Moros, la Torre de Navidad, el C. de Despeñaperros, la Muralla de Carlos III, la batería de Roldán, la batería de Aguilones, de Jorel, de la Chapa, de la Parajola, del comandante Arroyo, de Sierra Gorda, de Castillitos, del Atalayón, de San Isidro, del General Ordóñez, de Sta Ana, de S. Fulgencio, de las Cenizas, de S. Juan de la Podadera, de Trincabotijas, de Costera de Fajardo, de Conejo, de Cabo Negrete, de la Loma Larga, y de S. Leandro.


Batería de Santa Ana


Se dispusieron tres tipos de cañones en estas baterías; Vickers de 105/45 AA (en Atalayón, Roldán, Conejos, Cabo Negrete y Sierra Gorda), Vickers de 15,24/45 (en Jorel, Aguilones, Parajola y la Chapa),  y Vickers de 381/45 (en Castillitos y Cenizas).


Vickers 105/45
















Vickers 15,24/45

















Vickers 381/45