dilluns, 3 de desembre de 2012

Cuando Irun olía a chocolate...


Hay diferentes maneras de tratar las zonas industriales de una ciudad. O mejor dicho hay diferentes maneras de entender las actividades industriales dentro de una ciudad, lo que propicia las diferentes maneras de tratarlas. Se puede entender la industria como fuente de actividad, de ingresos, parte de la vida y el funcionamiento de una ciudad, y luchar y propiciar su funcionamiento. O se pueden derribar y construir viviendas, matando parte de la historia de la ciudad.
Hubo una época en la que la merienda de los domingos era un suizo con un lingote de chocolate Elgorriaga comprado en Agirre, y el equipo de balonmano Elgorriaga-Bidasoa ganó el campeonato de Europa. Hubo una época en la que Irun olía a chocolate.

Entre los muchos pastores que viajaban desde la localidad Navarra de Bera a vender a la feria, un grupo empezó allá por el siglo XVIII a vender chocolate, convirtiéndose pronto en un negocio. Sería en el siglo XIX cuando se convirtió en un negocio establecido, con la abertura de una confitería en la parte vieja de Irun. Un siglo más tarde, y tras el éxito del negocio familiar de los Elgorriaga, se abrió la fábrica de chocolate en el barrio Mendibil, junto al corazón de Irun.



Ésta fábrica se mantuvo casi un siglo abierta, con hasta 80 trabajadores en ella. Fabricaba diferentes productos, como los lingotes, tabletasde chocolate  la campana, turrones, las galletas príncipe de beukelaer, chocolate a la taza o el primer chocolate blanco que se comercializó en todo el estado. Su periplo acabo en 1997, con un duro golpe para la ciudad, tanto económico como emotivo.

La empresa fue absorvida, trasladada y a los pocos años cerrada. La fábrica fue derruida, y se construyó una especie de ciudad jardín en el centro de Irun. Ahora que sobran viviendas y falta dinero parece que los políticos sí que son sentimentales y nostálgicos, y se está hablando de la posible vuelta de la fábrica a Irun.(http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2012/04/09/economia/quince-anos-sin-chocolates-elgorriaga) A mi personalmente me parece un argumento poco creible, sobre todo con el reciente derribo de la bixera todavía muy presente.
Me gustaría acabar con la cita que encontré hace poco de un Irundarra que se encontró una tableta de Elgorriaga en una tienda, que se está volviendo a fabricar en Araba;
(...) Ayer me encontré con ellos mientras buscaba otra cosa y se me ocurrió comprar una tableta. Era un chocolate rico, lleno de leche, almendras y recuerdos. De lo que fuimos y lo que renunciamos a ser.