dilluns, 3 de desembre de 2012

NUEVOS TRAZADOS















Estas dos imágenes tienen el común que son nuevos trazados de ciudad que responden a un plan urbanístico. Con estructura abierta e igualitaria y que crean patios de manzana para el disfrute social.

Una de ellas es el eixample que tanto conocemos de Cerda y la otra el barrio comunista de Cracovia, nowa Hutta. sin embargo a pesar de las posibles similitudes con respecto a la imagen su historia y origen son bien distintas.

Nowa Huta ,el gran conjunto industrial y residencial de la parte oeste de Cracovia. Es a la vez el símbolo de la industrialización social-realista de Polonia y el símbolo de la resistencia de Polonia ante el gobierno comunista. En su principio, Nowa Huta, iba a ser la primera ciudad fundada sobre el realismo social. Con este fin, en los años 50, se trajo de los pueblos vecinos a miles de trabajadores para quienes participar en la realización del ideal comunista se convertía en una oportunidad de ascenso social.
No es casualidad que el barrio de Nowa Huta lo empezaron a construir en las cercanías de Cracovia. Según el planteamiento del gobierno, los ideales de la clase obrera tenían que eliminar los elementos clericales y conservadores aún presentes en la conciencia de los habitantes de la antigua capital de Polonia. Sin embargo, la historia siguió otro camino. En los años 60, tuvo lugar la primera confrontación entre los obreros y el gobierno comunista, cuyo motivo fue la falta de permiso para construir una iglesia en Nowa Huta. En los años 80 Huta se convirtió en el centro de la resistencia contra el gobierno comunista. En la misma época, la elite intelectual de Cracovia llegó al entendimiento con los obreros de Nowa Huta. De ahí ya faltaba sólo un paso para derribar el comunismo. El desmontaje de la estatua de Lenin en el año 1989 se convirtió en el símbolo de esa derrota.
Hoy en día sigue siendo un barrio de clase obrera con problemas sociales y de seguridad pero cada vez más se están empezando a introducir nuevos servicios y actividades de la ciudad para poderlo vincular con el resto de barrios de la ciudad, muy distinto al caso del eixample que es una cuadricula nueva que queda completamente vinculada a la ciudad.


El ensanche contemplado en el plan Cerda se desplegaba sobre una inmensa superficie que estaba libre de construcción es al ser considerada zona militar estratégica. Proponía una cuadrícula continua de manzanas de 113,3 metros desde e Besós hasta montjüic, con calles de 20, 30 y 60 metros con una altura máxima de construcción de 16 metros.
El desarrollo del plan duró casi un siglo. A lo largo de todo este tiempo, el plan se ha ido transformando y muchas de sus directrices no se aplicaron. Los intereses de los propietarios del suelo y la especulación desvirtuaron finalmente el plan Cerdá muy diferente a el caso del barrio de Nowa Hutta en el que la clase obrera y la lucha social vencieron al plan del gobierno.