dimarts, 15 de gener de 2013

Old Town, Edimburgo


Los orígenes de Edimburgo están su castillo. Éste está situado en el punto más alto de la colina por lo que para conseguir acceso se trazó un camino por la arista cumbrera que nacía en el cruce de valles, cerca de donde actualmente se encuentra el Palacio de Hollyrood. A partir de este camino comenzaron a aparecer pequeñas construcciones que aprovechaban su fachada a este camino tan concurrido, para ofrecer los productos cultivados en las tierras de la ladera. Pronto se formó una primera hilera de casetas y en las partes traseras comenzaron a aparecer ampliaciones además de nuevas construcciones. Los cultivos fueron quedando en las tierras más bajas del valle. Es a esta lógica que se debe la organización en espina de pez del tejido de la Old Town, donde se identifica como espina dorsal la High Street (Royal Mile); y como espinas trasversales los estrechos callejones llamados closes y wynds, y que deben sus dimensiones a su origen como espacio mínimo de acceso a las propiedades ‘de detrás’. Estos segundos, actuaban como pentagrama o ábaco, pautando ela amplitud de las parcelas en las que se iban agregando unidades una a continuación de otra.
El crecimiento era descontrolado en el Old Town y esto provoco que algunos de estos edificios alcanzaran once plantas de altura y que por lo tanto las condiciones de salubridad e higiene fueran insostenibles. Éste era por entonces en uno de los barrios más densos de toda Europa.
Más tarde en el siglo XIX, una vez ya consolidado la New Town, el casco antiguo se quedó parcialmente abandonado por el traslado de parte de la población al nuevo barrio que ofrecía mejores calidades. Debido a las operaciones es ‘esponjamiento’ de Patrick Geddes que el Old Town se revalorizó; sacrificando algunas de las construcciones más deterioradas se consiguió garantizar unas mejores condiciones de iluminación y ventilación del espacio público y la vivienda. Estas operaciones de bisturí, estimularon a la administración que emprendió un proyecto de regeneración del antiguo tejido. Se proyectaron entonces una serie de calles de  trazado curvado que comunicaban las partes más bajas del valle con High Street suavizando las pendientes. Además de estas aperturas, éste proceso de renovación desencadeno la construcción de grandes equipamientos y espacios públicos como el ayuntamiento, el antiguo parlamento o el Old College.